consejo

Cuando era un estudiante interesado en el mundo de películas pero sin el presupuesto necesario de realizar proyectos de un tamaño respetable, nos aconsejaron que deberíamos usar lo que teníamos a mano. Si tuviéramos un apartamento, un tío con un coche viejo o acceso a una tienda, podríamos usarlos para nuestro beneficio. En vez de crear mundos de pura imaginación que requiere mucho esfuerzo en realizar, el consejo era crear mundos alcanzables con las cosas que tuvimos.

Usando esta misma filosofía, he empezado a planear mi mes en Bogotá. Por pensar en las limitaciones, por ejemplo, en lo que no podré hacer, estaré libre a usar mi tiempo más eficazmente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *