un lienzo en blanco

Aunque yo sé que mi tiempo en Bogotá no es un verdadero lienzo en blanco, prefiero tenerlo en cuenta mente cuando pienso en mi viaje. Esa forma de pensar, de restricciones y limites, de días libres en que mi pareja tiene que trabajar, y como pasar las noches juntos, me da más libertad porque una falta de esas restricciones puede ser abrumadora.

Entonces, las restricciones dan la forma al lienzo. En vez de un mes interminable, tengo una serie de días con la cual puedo crear algo interesante. En vez de días sin fin, tengo las mañanas para mí mismo cuando puedo enfocarme en la escritura y los proyectos y las tardes cuando puedo pasar tiempo aprendiendo idiomas.

El lienzo está en blanco y lleno de posibilidades.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *